Jóvenes de Monte Grande viajan al Templo Imprimir Correo electrónico
Noticias Locales - Año 2011
Del 14 al 16 de Febrero 2011 las Mujeres y los Hombres Jóvenes de la Estaca Monte Grande, visitaron el Templo de Montevideo, Uruguay.
Los 45 jóvenes  y 35 adultos que participaron viajaron durante la noche, para amanecer en los jardines del Templo. Se dividieron en grupos para hacer bautismos  vicarios y participar de charlas con sus líderes sobre la preparación para entrar al templo, la familia, las metas que pueden alcanzar y los convenios que se hacen en La Casa del Señor.
La  inspiradora charla con el Presidente del Templo Lynn R. Shurtleff, quien habló  acerca del profeta José Smith y cómo reconocer la influencia del Espíritu Santo, les motivó a prestar atención. “Cuando el Presidente preguntó ¿sienten el Espíritu?, me di cuenta de lo que estaba hablando”, dijo uno de los jovencitos. Otra joven manifestó: “Sentí algo muy especial en mi corazón y me di cuenta de que eso era el Espíritu, por eso le dije Si!”
El  primer consejero del Templo el Presidente  Carlos Fernández, volvió a recordarles que ellos, los jóvenes, “caminaron por la Casa del Señor, lugar por donde el Señor mismo camina”. También contaron con la inspiradora enseñanza del Segundo Consejero del Templo el Presidente Richard A. Kenney
Un espíritu de amor, armonía y servicio invadió los corazones de los asistentes luego de realizar una gran cantidad de ordenanzas, muchos de los cuales eran de sus propios archivos familiares, puesto que prepararon la solicitudes de ordenanzas por sus antepasados  en el Centro de Historia Familiar.
Aunque la mayoría de los asistentes experimentó adversidad y pruebas que pretendían desalentar la llegada al Templo, todos con fe se sobrepusieron a cada una de las dificultades. Regresaron con el deseo de volver  y trabajar más en la obra del Templo. Todos comprendieron las palabras del Profeta José Smith,  quien habló sobre la necesidad que tenemos de ocuparnos de nuestros antepasados: “…  el bautismo por los muertos. … sin ellos nosotros no podemos perfeccionarnos, ni ellos pueden perfeccionarse sin nosotros…porque es menester que una unión completa y perfecta, un encadenamiento de dispensaciones…se realicen… desde los días de Adán hasta el tiempo presente” D y C 128:18
Esta experiencia espiritual  se vio reflejada en la Reunión de Testimonios previa al regreso. Los jóvenes y jovencitas compartieron sus palabras afirmando que su fe había sido fortalecida y que sus testimonios habían crecido en gran manera.
Haber tenido la posibilidad de viajar al Templo fue algo hermoso.  Pudimos desconectarnos del mundo. Sentí la influencia del Espíritu  en el baptisterio, al igual que en las charlas  con la Presidencia del Templo. Al entrar en la Casa del Señor, pude experimentar una paz inmensa y un gran gozo al saber que estaba ayudando a muchas de las personas que no tuvieron la oportunidad de bautizarse y hacer convenios con Dios. Todo hizo darme cuenta de la importancia del bautismo. Pude fortalecer mi testimonio y seguir confirmando que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es la única iglesia verdadera.”
Camila Brosio, 14 años, Barrio Monte Grande
“La experiencia de haber  ido al Templo fue muy linda. Al entrar y pensar en la obra que realizaría, entendí su importancia. Uno de los consejeros del templo, dijo en un momento que el Señor caminaba por el Templo. Me sorprendí al darme cuenta de que tal vez pisé en lugares por donde el Señor caminó. Se fortaleció mi testimonio en cuanto a la obra del templo y al Profeta José Smith; aprendí cosas que antes no sabía o que no conocía bien. Yo sé que algún día, todas aquellas personas por las cuales realizamos ordenanzas, aunque no las conozcamos, van a buscarnos y nos van a agradecer. Sé que todas las ordenanzas que se efectúan en el templo tienen una trascendencia eterna.”
Damián Puodziunas, 14 años, Barrio Luis Guillón

Fuente:
Hna. Raquel Pedraza de Brosio
Estaca Monte Grande, Argentina